¿PARA QUIÉN ES LA QUIROPRÁCTICA?

La quiropráctica está indicada para todo el mundo que quiera cuidar de
su columna vertebral y mejorar su salud:

BEBÉS, NIÑOS Y ADOLESCENTES

Durante los primeros años de vida se produce el mayor desarrollo de nuestro sistema nervioso y el crecimiento de la columna vertebral. Aun así, no estamos acostumbrados a hacer un chequeo de la columna de nuestros pequeños y comprobar que todo se está desarrollando correctamente, solemos esperar a que el niño desarrolle algún tipo de molestia.

La primera subluxación de un niño, puede tener origen en el útero como consecuencia de la posición del feto, a continuación, el proceso del parto puede generar interferencias que estresen el sistema nervioso de los bebés, lo que se suele traducir en bebés irritables.

Sin olvidar los efectos que tienen sobre la columna las caídas, malas posturas, mochilas pesadas, aprender a caminar… propios del desarrollo de los niños y del medio en el que vivimos.

La quiropráctica a través de técnicas suaves y adaptadas para cada bebe o niño, busca llevar el sistema nervioso a un estado óptimo y de esta manera, ayudar a los peques de la casa a crecer en salud, acompañándolos y velando por un desarrollo óptimo en las distintas etapas del crecimiento.

EMBARAZADAS

Durante el embarazo, se producen grandes cambios estructurales, emocionales y hormonales en el cuerpo de la futura madre para darle espacio al bebé para que crezca y se desarrolle, además de preparar al cuerpo de cara al parto. En este proceso, la columna y la pelvis de la madre alteran sustancialmente su biomecánica, aumentando las probabilidades de que en algunos casos aparezcan nuevas molestias y compensaciones y en otros casos se agudicen algunos de los dolores de los que ya padecía previamente (ciática, lumbalgias, pubalgias, reflujos, cefaleas…).

Durante este proceso, el cuidado quiropráctico es muy importante para ayudar a la madre a adaptarse a los cambios, aliviar molestias, así como para preparar la pelvis para el parto y favorecer la correcta posición fetal.

DEPORTISTAS

¿Sabías que numerosos atletas de élite confían en la quiropráctica para cuidar de su salud y mejorar su rendimiento?

La práctica de un deporte exige estar en las mejores condiciones posibles para que el cuerpo pueda funcionar a pleno rendimiento y la quiropráctica favorece este proceso al velar por una columna y un sistema nervioso saludables.

Los deportistas pueden encontrar en el cuidado quiropráctico la ayuda que precisan para recuperarse de sus lesiones, pero es más importante todavía la capacidad del quiropráctico para intervenir corrigiendo subluxaciones existentes, con total independencia de la presencia o no de síntomas particulares, y optimizando así el rendimiento del organismo.

PERSONAS MAYORES

Hacerse mayor no tiene por qué ser sinónimo de perder calidad de vida.

Es la oportunidad para que las personas mayores no renuncien a mantener su actividad y puedan seguir disfrutando de su vida cotidiana con la máxima autonomía, al mejorar su movilidad y equilibrio, además de aumentar su sensación de bienestar.

La quiropráctica respeta la fisiología natural de cada persona y sus condiciones, escogiendo la técnica que mejor se adapte a cada uno.

“La quiropráctica añade más vida en tus años”

¡PARA TODOS!

No hay edad perfecta, cualquier momento es bueno para decidir tomar responsabilidades sobre nuestro estado salud y elegir cuidarnos desde la salud y no esperar a que llegue la molestia o la enfermedad.

Cada persona es diferente y experimenta la vida de distintas maneras, ¡no esperes para descubrir los beneficios que la Quiropráctica te puede aportar a ti!